La línea que nos une

Aeroméxico es sinónimo de un vuelo de constante progreso, desde la adquisición de los primeros jets en 1961 hasta el día de hoy.