Fábrica Social colabora en el desarrollo y producción de ropa y textiles artesanales, facilitando herramientas de diseño, organización y administración y comercializando el producto final. Su objetivo es apoyar artesanas indígenas a tener ingresos fijos y estables por medio del comercio justo de los productos de su oficio tradicional.
Trabajan en cinco estados de la república mexicana con más de 120 mujeres indígenas