Localizado en el Palacio de los Condes de Miravalle. Un espacio único que permite disfrutar de la arquitectura colonial del siglo XVII, así como del fresco El Holocausto del muralista Manuel Rodriguez Lozano. En este espacio los clientes podrán desayunar y acceder a sus habitaciones.