La Botica marca la transición del mezcal, del palenque a un ámbito citadino y contemporáneo. Desde su apertura, la importancia de este mágico destilado de agave se ha convertido en el centro de largas conversaciones y grandes momentos entre viejos amigos y muchos nuevos. Su oferta de mezcales y el esfuerzo por mantener una calidad impecable en su elección, hacen de La Botica un must entre los propios y ajenos de la Ciudad de México.