La tienda de Cristina Pineda y Ricardo Covalin apuesta por un diseño mexicano ecléctico, fuera de los estándares comerciales que le da un valor mucho más allá del objeto mismo.