Es la propuesta de confitería a cargo del chef José Ramón Castillo, quien se inspiró en los sabores y colores mexicanos para elaborar bombones y trufas de manera artesanal y posicionarse en el mercado bajo el concepto de “Chocolatería Mexicana Evolutiva”. José Ramón fue reconocido en 2011 por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) como el principal exponente del cacao y de la chocolatería mexicana, así mismo fue considerado en 2012 como maestro chocolatero y catedrático de la Universidad Cergy Pontoise, al igual de ser autor del libro KAKAW, el cual le dio una condecoración especial por la Unesco, al considerarlo como “Libro Patrimonio de la Humanidad”.